En Laboro se usan cookies propias y de terceros para análisis estadístico, mejorar su experiencia de usuario y mostrarle la información y publicidad adaptada a sus preferencias y hábitos de navegación. Al navegar en Laboro acepta su uso. Más información.

  • Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

  •  

    24 noviembre 2014

    La carta de reconocimiento de deuda laboral.


    En este momento hay usuarios conectados a Laboro leyendo alguno de los artículos y comentarios publicados.

    En esta ocasión vais a conocer uno de los más "refinados" truquitos de empresa: la carta de reconocimiento de deuda laboral. La situación típica es la siguiente: una empresa te debe algunas mensualidades, pagas extras, incentivos, bonus o cualquier otro concepto que sea consecuencia de la relación laboral, los has reclamado por las buenas muchas veces sin obtener nada más que buenas palabras. Trascurre cierto tiempo y se empiezan a ver venir las demandas de reclamación de cantidad laboral, las denuncias ante Inspección de Trabajo (no hay que olvidar que el impago es una falta sancionable) o incluso las huelgas en caso de impagos colectivos. Entonces la empresa saca el conejo de la chistera: te ofrecen una carta de reconocimiento de deuda. Te la ofrecen como un favor y prueba de buena fe, diciéndote que con ella les podrías demandar cuando quisieras y ganarías seguro. Obviamente, a cambio te piden un poco más de paciencia porque te van a pagar seguro todo lo que te deben cuando .......... (rellénense los puntos con la excusa que sea menester). ¿Por qué suele ser un burdo "truco" el ofrecimiento de esta carta? Muy sencillo:

    Para empezar, no te hace ni puñetera la falta que reconozcan la existencia de la deuda. En caso de que interpusieras la demanda no serías tú quien tendrías que probar que no te han pagado sino que sería la empresa la que tendría que probar que sí que te ha pagado. Dicho con otras palabras: una carta en la que la empresa reconozca que te debe 9 meses te hace la misma falta que una en la que reconozca que en Alaska hace rasca en febrero y hay que salir con rebequita.

    Tampoco necesitas esa carta para interrumpir el plazo de prescripción de la deuda, que son 12 meses según art.59 ET. Por ejemplo, la empresa te debe la nómina de octubre de 2014, que debió pagarte el 1/11/14. Si no existiera carta de reconocimiento de esta deuda, podrías reclamarla judicialmente hasta el 1/11/15. Pero si la empresa te firmara una carta reconociendo esa deuda con fecha de 1/8/15, podrías reclamar la deuda hasta el 1/8/16. Es decir que la carta hace que se "reinicie" el plazo de 12m respecto a las deudas reconocidas en la misma. Respecto a otras no, ojo con eso. Es por esta utilidad por la que te presentan esta carta como si fuera un favor que te hacen. Pero también se interrumpe el plazo si tú reclamas la deuda a la empresa. Por tanto, con esa carta de reconocimiento no consigues nada que no pudieras conseguir también tú solito con una carta igual pero de reclamación, que les puedes mandar por burofax y constaría como comunicada aunque no la recogieran. Dicho de otra forma, las dos cartas siguientes tienen el mismo efecto de "reinicio" del plazo de 12 meses:

    Si este artículo te ha resultado interesante, puedes leer el resto de artículos sobre diversos temas laborales ordenados en el índice de la derecha e incluso puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se vayan publicando. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales e incluso por Whatsapp. También tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.