• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 27 junio 2017

    El finiquito negativo. Qué hacer cuando la empresa te dice que le debes dinero.




    Cuando el trabajador se marcha de la empresa a veces sucede que se encuentra con la desagradable sorpresa de un finiquito negativo. Suele suceder cuando es el trabajador quien se marcha voluntariamente, no cuando es la empresa la que da por finalizada la relación laboral, aunque también puede suceder en ese caso.

    Esto hay que entenderlo bien, porque un finiquito negativo no va a misa ni mucho menos, es decir que llegado el caso es obvio que sería la empresa la que tendría que probar que fuera verdad que el trabajador le debiera a ella la cantidad exacta que dijera en ese finiquito. No sería el trabajador quien tendría que probar lo contrario.

    En primer lugar hay que tener en cuenta que un finiquito es un acuerdo, por lo que por definición no tienes obligación alguna de firmarlo en caso de que no estés de acuerdo, ni siquiera poniendo el típico "no conforme". ¿Que entonces lo firman los típicos testigos? Pues como si firmaran un papel que dijera que tú eres el quinto toro de la corrida de beneficencia, porque obviamente eso solo supondría que serían testigos de que la empresa opina que eres el toro, no de que lo seas. El empresaurio que requiera la firma de testigos de un acuerdo ante la falta de firma del interesado no hace más que demostrar que no es más que un cateto ignorante.

    ¿Pero de verdad puede ser negativo un finiquito? Sí que puede serlo, en casos de ejemplo como los siguientes y todas sus combinaciones:

    • Por falta de días de preaviso en caso de dimisión. Pero recuerda que la dimisión no es la única forma de irse y en la mayoría de las otras no es necesario el preaviso. Recuerda también que la duración máxima del preaviso sería la que dijera en el convenio en caso de que el contrato se dijera una mayor.
    • Por una cláusula del contrato indemnizatoria a favor de la empresa. Las típicas son las de no concurrencia, no competencia postcontractual, plena dedicación y permanencia. Pero hay muchos casos en los que son cláusulas nulas y que por tanto no obligan al trabajador al pago de la indemnización. Son cláusulas típicas del personal de alto nivel, aunque a veces las ponen en otros casos porque si cuela, cuela.

    El caso típico suele ser un finiquito con unos conceptos positivos y otros negativos mayores que los positivos, de forma que el resultado final es negativo. Por ejemplo, un finiquito que dijera que la empresa debe al trabajador 500€ de vacaciones y 800€ de pagas extras pero que por otro lado el trabajador debe a la empresa 700€ de falta de preaviso y 1500€ por incumplimiento del pacto de no competencia, de forma que el resultado final sería de 500+800-700-1500 = -900€. Es decir que según la empresa el trabajador le debería a ella 900€.

    Como es obvio, los empresaurios pueden usar el truco del finiquito negativo para simplemente evitarse pagar los finiquitos positivos. Por ejemplo en el caso anterior el empresaurio podría saber de sobra que fuera completamente falso que el trabajador tuviera obligación alguna de pagar 1500€ por incumplimiento del pacto de no competencia, con lo que el resultado del finiquito sería de 500+800-700 = 600€ a favor del trabajador. Pero el empresaurio lo pone en el finiquito y si cuela, cuela. Podría darse el caso de que incluso el padefo pagara religiosamente los 900€ a la empresa, utilizando sus superpoderes de escritura automática y lealtad inquebrantable. Pero también podría darse el caso de que el empresaurio le dijera al padefo que le perdona los 900€ porque es más güeno que el padre de Fiona y el padefo se lo creyera, que para eso está y para eso fue seleccionado en la entrevista de trabajo. Con lo que el empresaurio no solo se libraría de pagar 600€ sino que incluso podría llevarse 900€. Eso por no mencionar la posibilidad de que el empresaurio también supiera que fuera mentira que el trabajador tuviera que pagar 700€ de falta de preaviso, con lo que incluso se podría librar de pagar 500+800 = 1300€.

    Pero si en vez de un padefo habláramos de un chico listo, el asunto podría cambiar radicalmente. El chico listo primero se informaría de que fueran ciertos y correctos los conceptos negativos del finiquito. En el caso anterior, informarse de que fueran ciertos y correctos los importes de 700€ de falta de preaviso y de 1500€ por incumplimiento de no competencia. Porque puede que no lo fueran, especialmente en el caso de las indemnizaciones a favor de la empresa por no competencia, permanencia mínima, etc. Además son muchos los casos en los que los empresaurios "se equivocan" a su favor al calcular el importe del día de salario cuando es para descontárselo a un trabajador por falta de preaviso y cometen otros errores habituales a favor de la empresa en el cálculo del finiquito. Es decir que el chico listo no solo verifica que los conceptos negativos sean correctos sino también que lo sean los positivos, no fuera que al empresaurio se le hubiera "olvidado" algo. El caso más típico sería el del trabajador que estuviera cobrando por debajo de convenio, por lo que no solo serían incorrectos los conceptos del finiquito que dependerían del salario sino que además el trabajador podría cobrar las diferencias salariales de los últimos 12 meses junto con el 10% de intereses moratorios por el impago o retraso en el abono del salario. Es decir que el chico listo no solo verifica los conceptos positivos y negativos del finiquito sino también que sus nóminas hubiera sido correctas, lo que implicaría comprobar también que le hubieran estado aplicando el convenio correcto y no otro sacado de la manga.

    Pues bien, una vez comprobado todo el trabajador llegaría a la conclusión de que según su opinión el resultado final del finiquito y resto de posibles deudas sería X. Según si esa X fuera negativa o positiva tendría al menos las siguientes posibilidades:

    Si X fuera negativa, no tendría necesidad imperiosa de pagarle por las buenas esa X a la empresa. Estaríamos en uno de los casos en los que se da la vuelta a la tortilla en la relación laboral, como cuando el empresaurio acosa laboralmente a un chico listo. ¿Qué hace tu empresaurio cuando le reclamas una cantidad que no te paga, por ejemplo de horas extras ilegales? ¿Te la paga porque se la pides y te da un besete de buenas noches? ¿O no te la paga y si tú quieres le demandas y ya veremos a ver si lo ganas? Tú mismo. Pues el caso de finiquito con X negativa sería análogo. ¿Se la pagas por las buenas o te esperas a que el empresaurio te demande a ti si quiere y a ver si lo gana? La clave del asunto es que sería un reclamación de cantidad ante la jurisdicción social, es decir exactamente el mismo procedimiento que usan los trabajadores cuando reclaman deudas a sus empresas; pero en esta ocasión con los papeles invertidos, es decir que sería la empresa la demandante y el trabajador el demandado. Al ser jurisdicción social el trabajador podría representarse a sí mismo y por tanto gratis, a no ser que quisiera recurrir contra la sentencia si la perdiera.

    Pero si X fuera positiva, entonces el trabajador podría demandar a la empresa en reclamación de cantidad. Llagado el caso a juicio, la empresa si quisiera que le explicara y demostrara al juez que según ella la X no solo no es positiva sino que es negativa y el juez decidiría que para eso está.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    2 comentarios:

    Radix2 dijo...

    Un caso de finiquito negativo más sencillo es que dejas la empresa despues de haber disfrutado las vacaciones de todo el año, es decir, te pillas tus 22 días (o lo que toque) en agosto y en septiembre dimites. Has disfrutado dias de vacaciones que aún no has generado y te toca pagarlas

    Y que les den Por ahí dijo...

    ¿Veintidos días de vacaciones al año y aun sel edebe dinero a la empresa? Que curioso.

    Publicar un comentario.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada.