• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 04 abril 2018

    Presentar tú mismo una demanda judicial contra la empresa para la que trabajas. Parte 1.




    Cualquier trabajador podría demandar judicialmente él solo (sin obligación de contratar a nadie para ello) a la empresa en la que trabajara de la forma descrita en la llamada Ley de la Jurisdicción Social (en adelante LJS), siempre que la demanda fuera por razones laborales. En esta nueva serie de artículos de Laboro se hará un "resumen" para el caso de las demandas que pudieran ser más "habituales", en las que el demandante fuera el trabajador representándose a sí mismo y el demandado fuera su empleador. Aunque se hablará de "empresa", el demandado podría ser también un autónomo, una asociación, una comunidad de bienes, una administración pública, una cooperativa... es decir cualquier tipo de persona con la que el trabajador mantuviera una relación laboral. Incluso aunque el empleador no reconociera que existiera relación (trabajo "sin contrato") o no la la reconociera como laboral (falsos autónomos). Cualquier duda adicional se debería resolver consultando la citada Ley.

    En primer lugar cabe aclarar que no es lo mismo una demanda que una denuncia. En esta serie de artículos no hablaremos de denunciar a la empresa ante Inspección de Trabajo sino de demandarla ante la jurisdicción social.

    Tras una denuncia, la inspección podría sancionar a la empresa pero sin que el trabajador cobrara nada de la sanción, e incluso podría ordenar a la empresa que hiciera un contrato indefinido a un falso autónomo o a un temporal en fraude; pero no podría declarar improcedente o nulo un despido, ni anular una sanción o traslado, ni concederle al trabajador una fecha de vacaciones... En cambio una demanda habitualmente sería pedir (demandar) algo a la empresa pero por las malas, es decir mediante un escrito (demanda) ante los juzgados de lo social en el cual el trabajador pediría que el juez condenara al empleador a dárselo, dinero incluido. Sin perjuicio de que después de ganar una demanda se pueda poner también una denuncia en base a los hechos probados de la sentencia, por si acaso la Inspección los considerara sancionables.

    Las fases del proceso.

    Las fases no son pura teoría. El trabajador tiene que conocerlas porque puede que sea necesario pasar por todas o solo por algunas.

    1. Solicitud y celebración del acto de conciliación administrativo. Solo en algunos casos, antes de presentar la demanda es obligatorio solicitar dicho acto ante la sede que corresponda del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación. Esta fase será explicada en un artículo posterior de esta serie de Laboro, incluyendo los modelos "oficiales". Si el demandado es una administración pública no se solicita acto de conciliación sino que se hace una reclamación previa administrativa pero solo en algunos casos.

    2. Demanda. Se presenta ante los juzgados de lo social que correspondan. Para presentarla es necesario que en el acto de conciliación administrativo no hubiera acuerdo o que el demandado no se presentara o que no fuera obligatorio solicitarlo.

    3. Acto de conciliación judicial y juicio. Te citarían a ti y al demandado en el juzgado de lo social que correspondiera. Antes del juicio habría un nuevo intento de acuerdo, que sería el acto de conciliación judicial. Si no hubiera acuerdo, a continuación se celebraría el juicio o bien se aplazaría para otro día. Los juicios son "públicos", con lo que cuando te apetezca puedes acercarte a un juzgado de lo social y entrar a la sala a ver cómo funcionan.

    4. Sentencia. Os la comunicarían a ti y a la empresa. Solo en algunos casos, pero no en todos, podrían presentarse recursos contra la sentencia ante tribunales superiores, aunque por supuesto no serían obligatorios.

    5. Ejecución. La sentencia llegaría a ser firme cuando no se presentaran recursos o cuando ya se hubieran resuelto. Si el condenado incumpliera una sentencia firme, podrías solicitar su ejecución. En algunos casos también podrías solicitar la ejecución provisional si hubiera un recurso pendiente de resolución. La ejecución podría conducir a embargos, a seguir cobrando y de alta en la SS sin trabajar, etc. dependiendo del caso. También podrías solicitar la ejecución si la empresa incumpliera un acuerdo firmado en el acto de conciliación administrativo o judicial.

    ¿Por qué no es obligatorio contratar a nadie?

    Las demandas individuales por motivos laborales, por ejemplo las demandas de impugnación del despido, se resuelven en la jurisdicción social, es decir primero en los juzgados de lo social y luego los posibles recursos en las salas de lo social de los TSJ autonómicos y del TS estatal. Incluyendo los casos de falsos autónomos. Esta jurisdicción tiene la particularidad de que el trabajador demandante puede representarse a sí mismo (arts.18 y 21 LJS). Por tanto, tú mismo podrías solicitar el acto de conciliación, comparecer en él y firmar un posible acuerdo. Si no hubiera acuerdo, tú mismo podrías presentar la demanda, comparecer en el acto de conciliación judicial y juicio y solicitar la ejecución en caso de que fuera necesario.

    Los posibles recursos contra la sentencia sí que tendrían que ser presentados por un abogado y/o graduado social, según el tipo de recurso. Pero no es obligatorio presentarlos e incluso ni siquiera se pueden presentar en todos los tipos de demandas o modalidades procesales, que se explicarán en otro artículo posterior de esta serie de Laboro. Llegado el caso, si quisieras y pudieras presentar recursos, los podría presentar un abogado de oficio designado para ello a partir de ese momento. Un abogado de oficio sería gratis si perdieras, pero si ganaras podría cobrarte hasta el 33% de lo que sacaras.

    ¿Cuáles son los plazos?

    Los plazos dependen del caso. Tienes publicado en Laboro otro artículo sobre los plazos de las demandas laborales más habituales contra las empresas. Como "curiosidad", deberías saber que estos plazos son descaradamente cortos a favor de las empresas.

    En siguientes artículos, de esta serie en la sección de demandas y juicios de Laboro, se irá informando sobre los tipos de demandas y por supuesto sobre los contenidos o "modelos" tanto de las solicitudes de acto de conciliación como de las demandas.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    14 comentarios:

    D dijo...

    Interesa saber lo de la reclamación previa administrativa para administraciones públicas, entiendo que estará en el próximo artículo.

    FERNANDO GOMEZ MAYORDOMO dijo...

    Una vez más tengo que agradecer a Laboro su esfuerzo por mostrar a los trabajadores los mecanismos y recursos para defenderse contra los abusos y malas prácticas de la parte empleadora generalmente más poderosa y con mayores medios.
    A cuento de los acuerdos previos al juicio, quiero narrar mi experiencia personal en relación a mi actual suspensión disciplinaria: y es que en un juicio anterior al del de la sanción, el abogado del contrario me ofreció una reducción de 1 año en la suspensión de empleo (recuerdo que ésta es de 2 años) a cambio de abortar dicho juicio de la sanción. Naturalmente me negué por la razón de que no estoy ni estaré de acuerdo con una sanción que se me ha impuesto por represalia y basada sobre mentiras.
    Llegado el día del juicio de la sanción, ese mismo abogado me ofreció la reducción de la sanción a 6 meses (por entonces me hubiera supuesto haber permanecido todo enero de 2018 suspenso y se acabó la sanción). Los abogados del sindicato que me representan me aconsejaron que aceptase el acuerdo porque "no creen que se haga justicia en las Salas y es un cara o cruz". De nuevo, me negué a aceptar el trato por la razón expuesta y porque, si bien es cierto que se puede dudar de que realmente se haga justicia en los juzgados, no voy a aceptar un acuerdo en que se dé por hecho que soy culpable pues en primer lugar no lo soy, y en segundo lugar, aceptar dicho trato es rebajar mi dignidad como persona y trabajador (aunque de ella no se coma).
    Estoy seguro que otras personas habrían aceptado el acuerdo e rebajar la suspensión de dos años a seis meses sin dudarlo. Podrán llamarme necio, obstinado y orgulloso. Sinceramente pienso que quien se presta a aceptar tratos en los que indirecta e implícitamente se acepta la culpabilidad cuando uno honestamente consigo mismo (y con los demás) se cree inocente y "legal", se rebaja como persona.

    Anónimo dijo...

    A la espera de nueva información quedamos pues.

    Anónimo dijo...

    ¿No será que el truco de algunos fuera recomendar siempre coger lo que de la empresa? Así trabajarían menos, "ganarían" siempre y cobrarían lo mismo. ¿Lo de que no creen en la justicia lo dicen también antes de afiliarse y mientras se paga la afiliación?

    Ximily dijo...

    Las reclamaciones administrativas previas quedaron suprimidas por la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

    Nacho dijo...

    Excelente noticia el que vayas a publicar esta serie de artículos. En cuanto a la necesidad del acto de conciliación previo a la interposición de demanda, en los casos que sea necesario, si la cita que den en el SMAC (CMAC en Andalucia) para el acto, que interrumpe el plazo para interponer demanda, es en una fecha posterior a 15 días más los que no se hayan "consumido" de los 20dh para poner la demanda, también habrá que interponer la demanda antes de la celebración del acto, ya que en caso contrario la demanda se presentaría fuera de plazo. Aunque este comentario es entrar más en detalle de lo que entiendo pretende el artículo, creo que es interesante indicarlo, dado que debido al "atasco" de los servicios de mediación, ocurre habitualmente.

    Sir Tim O´theo dijo...

    Además, cuestiones laborales aparte, SIEMPRE hay que ir al CEMAC porque si no llegamos al menos hasta aquí (o a juicio) las indemnizaciones cotizan siempre al IRPF. Si las indemnizaciones son por acuerdo en el CEMAC o por juicio, no tributan en el IRPF hasta una cantidad que no recurdo bien (¿180.000 €?)

    Laboro dijo...

    Totalmente cierto lo que dices, pero el artículo es un resumen, como tú también dices. Quien quiera toda la chicha que se lea el tochaco de 138 páginas que es la LJS.

    Laboro dijo...

    Sí y no. En algunos casos es discutible y discutido que haya que presentarla, como por ejemplo en una cesión ilegal de trabajadores. En otros casos además sí que hay que presentarla siempre, como por ejemplo en una demanda contra la SS por denegar el paro.

    Anónimo dijo...

    Nuevamente muchísimas gracias Laboro por tanta información tan útil. En momentos especialmente difíciles por la arrogancia y presión con la que se trata a los trabajadores; el conocimiento es poder. Y sobre todo poder para no ser manipulado, humillado ni engañado.

    Mi enhorabuena a Fernando Gómez por tener la fuerza y la valentía de anteponer su dignidad por encima de todo.

    Un abrazo a tod@s

    dani pastor dijo...

    Espero ansioso toda la serie.

    Intenté llevar por mi cuenta un tema y en el juzgado ya las señoras de la oficina intentaron desanimarme. Que como venía sin abogado, que esto es complicadisimo, etc, todas a una comiéndome la oreja.

    Cuando iba a empezar el juicio el juez se sorprendió mucho también de que fuera sin abogado, me aconsejó que buscara uno, intentó suspender el juicio pidiendo una subsanación que ya había pedido y que yo ya había hecho, al decirle que eso ya estaba buscó otro motivo (que precisara unas fechas) y finalmente lo suspendió.

    No sé si pretendía ayudarme porque realmente era complicado o es porque ellos prefieren que vayan abogados.

    El caso que yo me había currado todo con idea de hacerlo yo mismo, pero una vez en la sala estaba temblando.

    Al final iré con abogado esta vez. Pero a la próxima, que la habrá, espero verme capaz de ir solo.

    Gracias laboro, haces muy buen trabajo.

    Anónimo dijo...

    http://www.boe.es/diario_boe/txt.php?id=BOE-A-2018-4753&t=1&cn=ZmxleGlibGVfcmVjc18y&refsrc=email&iid=47e459bc0d9f469d8af5a2ee38771545&uid=2448325929&nid=244+272699400

    Por qué este cambio? Era necesario, se ha hecho bien,ayudará al mejor funcionamiento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social...? Me encantaría leer un análisis de Laboro sobre esta cuestión. Gracias por vuestro Trabajo. Saludos.

    kike dijo...

    Por fin un artículo sobre autodefensa jurídica, y muy bueno!!!

    Lo único ojo con los plazos para interponer demanda y el acto de conciliación, ya que a veces - por no decir siempre -entre que presentas la papeleta de conciliación y el acto media un plazo superior a 15 días, y la interposición de la papeleta sólo para el plazo durante 15 días o hasta que haya acto de conciliación(lo que ocurra primero). Esto parecerá una tontería técnica sin más, sin embargo recordemos que el plazo para poner una demanda por despido o para impugnar sanciones es de 20 días(En reclamaciones de cantidades u otras cuyo plazo es de un año se puede ir más tranquilo con eso, pero si siempre lo haces de una manera que es buena para que cambiar, no?). Pongamos que pasan 10 días antes de presentar papeleta(Trabajas, y son 2 semanas laborales, creedme que se quedan cortas), a los 15 días de preseentar el CEMAC sólo te quedan 10 y es bastante posible que si pones la demanda esperando al acto,... haya caducado y no puedas interponerla!!!(Y, no, no es una broma).
    Lo que algunos hacemos es hacer un único texto para conciliación y demanda(con los cambios técnicos en cabecera, poniendo fundamentos de derecho en demanda y quitandolos para la papeleta) y presentarlos el mismo día, añadiendo a la demanda que se tiene previsto realizar el acto de conciliación y se presentará el acta de no haber acuerdo en cuando se disponga de ella(más o menos) y lo presentamos el mismo día. Si hay acuerdo destistes de la demanda, si no hay aqcuerdo lo presentas en juzgados. Y, listo dos pájaros de un tiro: I. El de los plazos, II. La papeleta y la demanda deben tener el mismo contenido esencial, si no corres el riesgo de que te invaliden la demanda o te obliguen a hacer otro acto de conciliación. Así que presentas exactamente lo mismo y te curas de espantos.

    Anónimo dijo...

    Por una vez no estoy muy de acuerdo. Efectivamente, no es imprescindible el abogado o el graduado social para meterse en pleitos. Pero no creo que sea muy buena idea fomentar el "bricolaje" en estos temas, por muy bueno que sea el "tutorial". Información, toda la que sea necesaria, pero de ahí al "defiéndase usted mismo"... Que habrá gente muy capaz, pero puede ser tan temerario como intentar hacerse la casa con los instrucciones del Leroy Merlin.

    Publicar un comentario.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada.